jueves, 29 de diciembre de 2011

AGUJA CON SALSA DE NARANJA, MIEL Y MOSTAZA

Para el cumpleaños de nuestro gran amigo Jesús no quería ir con unos huevos rellenos, así que buscando por la red encontré una receta estupenda de lomo, pero no siempre las circunstancias acompañan los deseos y no encontré lomo en el supermercado. Rebuscando en la nevera del super ví un trozo aguja que me pareciò adecuado para hacer la receta, lo que no sabía es que iba a variar bastante los tiempos de cocción...

Vamos allá con los ingredientes:
800 gr de aguja
2 cucharaditas colmada de mostaza de Dijon
2 cucharaditas colmadas de miel
350 ml de zumo de naranja natural
100 ml de vino blanco
Aceite de oliva
2 dientes de ajo
Sal y pimienta

Elaboración
En el vaso de la batidora mezclamos el zumo (no tenía naranjas en casa usé el zumo de naranja lo más natural que encontré) la mostaza y la miel ( la que tengo en casa es de roble, traida de Potes, Cantabria, todo un lujo) hasta que los ingredientes estén homogéneos.
Salpimentamos la carne.
Cortamos los ajos en láminas y los doramos en aceite de oliva y lo añadimos a la mezcla.
En una olla sellamos muy bien la carne, que quede muy doradita, lo cual ha sido bastante laborioso porque el trozo de aguja  parecía que tenía vida propia.
Elejimos una fuente de horno bastante honda y colocamos la carne en ella.
En la olla en que hemos dorado la carne echamos el vino blanco y con la ayuda de una cuchara  de madera rascamos el fondo para aprovechar los jugos de la carne. Como el día iba como iba no tenía vino blanco así que recurrí a un poco de whisky que me quedaba.
Una vez hecho esto, echamos todos los ingredientes líquidos sobre la carne, por eso lo de la fuente honda, que yo tuve que cambiarla porque no me cabía todo.
Ahora empieza el problema del tiempo de cocción ya que los que tenía era para el lomo y no para la aguja. Hice lo mismo que en la receta: 20 minutos a 200º, le damos la vuelta a la carne y otro 10 minutos, regamos con la salsa, otros 10 minutos, más salsa y otros 5 minutos y repetimos. Y aquí el quid de la cuestión la carne no se acababa de hacer, y la hora de la fiesta se acercaba y ya estaba desesperada .... Pero siempre hay una solución para todo: Llegar un poco más tarde a la fiesta y dejar la carne en el horno hasta que esté hecha dándole la vuelta de vez en cuando!!!!
Mientras se terminaba de hacer la carne cogí la mitad de la salsa y la reduje a mitad en un cazo.
Sólo quedaba ponerlo todo en los tupeware e ir corriendo al cumple de Jesús, la verdad es que el estress de la tarde valió la pena, el resultado fue espectacular!! Lo del estress es que al mismo tiempo de que hacía la carne, Víctor y yo hicimos una casita de jenjibre, y había que pegar las paredes con azúcar derretido y no es difícil pero hay que ser rápidos. Con el caramelo que quedaba hice adornos para la carne. 
Os dejos una foto que Moisés tuvo a bien de hacer sino no hubiera quedado constancia de mi hazaña!!!!


Acabé el plato decorando el plato con naranja y los dibujos de caramelo y acompañando con la salsa en un bol. 

Aquí la casita de jenjibre también, decoración hecha por Victor integramente.



Gracias a al blog:

http://www.asilococino.com/lomo-de-cerdo-asado-con-zumo-de-naranja-mostaza-y-miel/ 

del que me he inspirado .