domingo, 4 de diciembre de 2011

ZANAHORIAS MORÁS...LA RECETA

Finalmente la receta se ha retrasado una semana pero como sigue siendo domingo creo que me lo perdonaréis!!!
La receta elegida es Zanahorias moradas confitadas con especias:

Ingredientes:

500 gr de zanahorias moradas
una cebolla
100 gr de pasas
una cucharadita de jenjibre rallado ( lo he usado fresco)
unas hebras de azafrán (éste llega de Toledo)
un diente de ajo, yo prefiero que sean dos
sal y pimienta
aceite de oliva
una cucharada de azúcar
tres cucharadas de miel (en este caso, miel de robles comprada en el mercado de Potes, en el valle del Liébana)
una pizca de canela molida (he preferido ponerla en rama)
perejil o cilantro para decorar.

Elaboración

Pelamos y cortamos, o mejor dicho pelo y corto porque en ese momento estaba sola en la cocina, las zanahorias. En este momento empieza un estallido de colores de lo más sorprendente!!

 






Aqui las tres zanahorias, ya véis el tamaño es un tanto impresionante ....










Tres zanahorias y tres dibujos distintos, es una pasada!! Y además de bonitas están de rechupete, no he podido resistirme a probarlas crudas y resultan mucho más tiernas y dulces que las zanahorias naranjas.







Como vemos las corté en rodajas y no en dados pero es otra opción que leí en la receta original. Se ponen en una cazuela con la cebolla picada en rodajas también, las pasas, el ajo aplastado, el jenjibre, el azafrán, la sal, la pimienta y un chorreón de aceite de oliva.





Ahora cubrimos con agua, pero no hagáis como yo, me pasé y después fastidió un poquillo el tema de reducir la salsa.











Esto es demasiada agua, vale?? Bueno tapamos y dejamos cocer a fuego lento 15 minutos o hasta que estén tiernecitas y yo diría que quizá menos de los 15 mn.











Ahora, añadimos el azúcar, la miel y la canela dejando cocer unos cinco minutos más, destapado para que se reduzca el líquido de cocción. Evidentemente por mucho que lo dejara destapado no conseguí reducir lo suficiente el caldo pero lo aproveché....







Ahi detrás véis las zanahorias, y en el cazo tenemos el caldito que con un poco de maizena se convirtió en una estupenda salsa para acompañar la carne que nos comimos con las zanahorias.












Aquí el final, la salsa


Como la cantidad de zanahorias era considerables guardamos lo que quedó en la nevera y nos la cominos  como entrante al día siguiente. No sé si estaban más buenas frías o calientes!! La verdad es que es una receta muy fácil y versátil.
Se me olvidaba, si a alguien le gusta el sabor agridulce sólo tiene que echarle un poco de limón y no olvidar de espolvorear con el perejil o el cilantro.
Del  resultado final no tengo fotos porque nos precipitamos en comérnoslas pero tengo foto del postre...



Naranjas con miel de roble, pasas, natas y sirope de chocolate...