lunes, 4 de julio de 2011

SOPA FRIA DE PEPINO

Para los días de verano y para rehabilitar el pepino español tras la crisis alemana del E-coli.


Ingredientes


Pepinos
Yogur griego (uno por pepino, más o menos, según el tamaño de la verdura)

Ajo (según el gusto del consumidor)
Cebolleta (lo mismo, más bien media)
Aceite, limón y sal aunque se puede rematar con hierbabuena


Preparación

Lo ideal es que todos los ingredientes estén al menos un día en la nevera para que la sopa esté en su punto. Pero si no puede ser, con dejar los pepinos cortados en hielo como una media hora también sirve.
Se lavan los pepinos y se pelan dejando algunas tiras de piel, después queda precioso el color de la sopa.
En el vaso de la batidora, se trocean pequeños junto con la cebolleta, el ajo, el aceite, el zumo del limón, la sal y los yogures con o sin la hierbabuena.
Se tritura hasta conseguir una sopa homogénea y muy fina. Los más delicados que lo cuelen con un chino.
Por mi parte prefiero añadir el limón y la hierbabuena a poquito para que no se pierda el sabor del pepino.
Algunos añaden agua helada, yo particularmente no lo hago pero igual lo intento un día de estos.

La última vez que hice la sopa, éramos ocho comensales y utilice tres pepinos, la verdad es que eran grandotes.

Lo dejamos todo en la nevera, mínimo dos horitas y a la hora de servir podemos hacerlo con trocitos de tomates y melón que le da un estupendo toque de color y sabor.

Espero que os salga bien porque es muy refrescante en estos días de verano.