jueves, 19 de julio de 2012

"BLANQUETTE" DE CABEZAL DE CERDO


¿Cómo llegar a hacer una “blanquette” con cabezal de cerdo en vez de con ternera blanca?
Pues es muy sencillo, aquí es difícil encontrar ternera blanca y cuando la encuentras tiene un precio un pelín desorbitante para mi monedero y ahora que estamos pasando una temporada en Villanueva del Trabuco, donde matan ternera una vez a la semana, ya ni os cuento, para comerse un solomillo te tiene que entrar las ganas un par de semana antes y ponerte en lista de espera para conseguirlo…
Y como me gusta tanto la blanquette, como el Mario iba a venir a cenar, como había comprado cabezal para hacerlo estofado, me dediqué a buscar en el amigo internete si en Francia se hacía la blanquette a veces con cerdo y topé con esta receta que aquí os dejo.
La diferencia más importante es el uso de la mostaza de Dijon à l’ancienne en vez del zumo de limón. Ahora, ¡el toque está conseguido! Después de cenar no sabía si echaba de menos al limón o me alegraba de encontrarme los granos de mostaza en la salsa.  
En cuanto a la salsa reconozco que me ha salido demasiado espesa, como diría Rafa, 10 años, es una salsa seca… aunque lo estuvimos debatiendo un rato, no quedo demasiado claro a lo que se refería,  menos mal que nos lo aclaró enseguida… “¡la salsa daba sed!”
No sé, con lo dicho, he llegado a la conclusión que un poquito más clara igual quedaba menos seca…
Bueno, acompañando la carne, empezamos con una sopa fría de calabacines, y acompañamos la carne con zanahoria caramelizadas pero no excesivamente dulce, un poco al dente. Y patatas cocidas por si los niños no quería zanahoria, Víctor comió pero Rafa no apostó ni por las patatas ni por las zanahorias, aunque me dio un 6, así que me conformo.
Querría haber hecho gelatina de frambuesas con frutas pero se me ocurrió demasiado tarde para que cuajaran, así que de postre la fruta sin la gelatina!
Me estoy enrollando un tanto y supongo que querréis ya la receta así que allá vamos, una receta sencilla y resultona, más bien para invierno pero …tenía muchas ganas de hacerla.

INGREDIENTES

750 gr. De cabezal de cerdo troceado
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 puerro
30 gr. de mantequilla
50 Cl. de caldo
2 cucharas pequeñas de mostaza de Dijon à l’ancienne (la que se le ve los granos de mostaza)
150 gr. de nata
2 claras de huevos
15 Cl. de vino blanco seco
40 gr. de harina
Romero, tomillo o hierbas de Provenza, aquí dependiendo del gusto de cada uno.
Sal y pimienta

PARA LAS ZANAHORIAS

6 zanahorias
1 cucharada y media de aceite de oliva
Un poco de azúcar


ELABORACION

Pelamos los ajos y la cebolla. Limpiamos el puerro. En una olla, doramos la carne con la mantequilla y un chorreón de aceite de oliva.

Bajamos el fuego, salpimentamos. Añadimos la harina, aquí es cuando me tuve que pasar y eché más de los 40 gr. indicados, la verdad es que la eché a ojo mientras intentaba que el perro no me robara nada del poyo, sí, va a ser eso!!

Rehogamos la harina unos dos minutos e incorporamos poco a poco el vino y el caldo. Añadimos también el ajo, la cebolla cortada por la mitad, el puerro y las hierbas aromáticas. Llevamos a ebullición, lo ponemos a fuego lento, tapadito hasta que la carne esté tierna, tierna…

Mientras podemos ir preparando las zanahorias, pero teniendo en cuenta la hora para intentar que se haga todo al mismo tiempo y no tener que recalentar nada.

Se pelan las zanahorias y se cortan en rodajas no muy finas, se colocan en una sola capa en una olla o sartén. Se añade la cucharada y media de aceite de oliva, el azúcar y salamos. Cubrimos con agua y lo ponemos a hervir, una vez hirviendo se pone a fuego lento y esperamos unos 20 minutos y la evaporación total del agua, por lo que nos olvidamos de la tapadera. Así salen ligeramente al dente.
Nosotros nos la comimos del tiempo porque calculé mal la hora y como se me olvidó recalentarlas, pues…. Bueno, es la versión para el verano.

Volvamos a la olla con la carne, porque la guarnición de las patatas cocidas no la voy a explicar, si es necesario otro día hago otro post.

Nuestra carne ya está tiernita, rectificamos de sal y pimienta. Filtramos la salsa y la volvemos a introducir en la olla con la carne y la mantenemos a fuego lento. Reservamos el puerro.

En un bol se mezcla las yemas de huevos, la mostaza y la nata. Se incorpora a la salsa y a la carne y dejamos que espese lentamente.

Se emplata con las zanahoria y el puerro. A mí me pirra con patatas cocidas simplemente.

Servimos caliente.