miércoles, 29 de febrero de 2012

ENSALADA DE ARROZ INTEGRAL CON VERDURAS

Tengo un horario de trabajo tremendamente bueno ya que me deja libres las tardes y los fines de semana pero desgraciadamente me hace llegar a las 16h00 a casa para almorzar…


En los primeros años me comía cuantas bolsas de patatas fritas (las de Ardales, exquisitas!) caían en mis manos, cacahuetes con miel y demás guarrerías pudieran caber en el cajón de mi escritorio!! De hecho era visitado, el cajón, a menudo por mis compis que a las dos ya se comían las uñas…

Y a pesar de ello, llegaba a casa con dolor de cabeza, y con un mal cuerpo tal que, a pesar del hambre que tenía prefería tirarme en el sofá!

Pero todo ha cambiado, de un tiempo para acá, en vez de comer cualquier cosa, hago ensaladas que me como a media mañana, que me sacian y que son infinitamente más sanas que las papas de Ardales (aunque nunca las superarán…)

Como son ensaladas a base de pastas, sémola o arroz y verduras pues hago cantidad suficiente para congelar y sólo pringar un día.

Cada noche saco la ensalada que me apetece y listo!!
Dejadme que os cuente la ensalada de esta semana, ahí van los ingredientes:

 

 Arroz integral y espaguetis de mar
 Guisantes
 Brotes de Soja
 Apio en rallado
 Espárragos verde
 Palmitos
 Alcachofas en lata
 Salsa de soja
 Aceite de oliva
 Sal y pimienta
 Limón


Elaboración:

Prepara los tuperware donde vamos a guardar la ensalada.
En un cazo cuece el arroz, personalmente opto por el integral pero da igual si es blanco, mucho más divertida quedará la ensalada si usamos la mezcla de arroz vaporizado, arroz salvaje y arroz rojo que vende el Hacendado. Es todo un espectáculo de color. Al arroz se echa los espaguetis de mar que son unas algas gallegas para que se hagan al mismo tiempo y así el arroz recupere todo lo bueno de las algas aparte de comerlas. Dicen que es muy bueno para la salud comer algas y que con sólo un poquito obtenemos muchos beneficios y como por otro lado están buenas....

Mientras se cuece el arroz, mezcla en una ensaladera los guisantes, los brotes, el apio rallado, los espárragos verdes cocidos y troceados, las alcachofas en cuatro trozos y los palmitos cortado a rodajitas.

Con las manos bien limpias remueve todas las verduras, y llena el primer tuper con sólo verduras, añades aceite de oliva y salsa de soja. Sin sal, a mi gusto la salsa de soja es suficientemente salada. Esta es la ensalada del lunes, más ligerita porque llego un pelín antes a casa y así varía de la de los demás días.

Mientras estabas en ello se te ha cocido el arroz, es un poco más larga la cocción que de costumbre pero ya tiene que estar listo. Escúrrelo y pásalo por agua fría para cortar la cocción y para que puedas meter las ensaladas en cuanto antes en el congelador.
Añadimos el arroz a las verduras que han sobrado, que tienen que ser bastante para que la ensalada esté sabrosa. Aliñamos con aceite y limón, sal y pimienta. Y si se quiere se le puede picar un ajito… si vas a estar sola cuando te la comas!!

domingo, 26 de febrero de 2012

CONEJO CON JENJIBRE

Esta mañana nos hemos ido al mercadillo de segunda mano de Torremolinos. Es todo un mundo, se me había olvidado cuan divertido llega a ser pasear entre montones de puestos de todas clases.
Al final conseguimos encontrar a mis dos primos que se dedican a la venta en los mercadillos y allí dejamos a Víctor que se lo pasó bomba jugando con los superheroes que le regaló mi primo Juanma (para Víctor es el mejor primo que tengo!!)
Entre las calles nos topamos con un puesto de especias, el olor te atraía de forma irremediable y como no, no intenté resistirme y compré ajonjolí, sésamo, variedad de encurtidos y jenjibre.... ya sabéis como y porque he acabado cocinando el conejo con jenjibre, receta propia, ya os diré mañana si está bueno.

Ingredientes

Un conejo troceado
Una pastilla de ajo y perejil
Tres cebollitas (las vendían también en el mercadillo)
Un vaso de vino blanco seco amontillado
Un vaso de agua 
Un poco de harina
Clavo, laurel, granos de pimienta negra, sal, romero y el jenjibre

Elaboración

En una cazuela grande se rehogan las cebollitas cortadas en cuatro trozos, se añade la pastilla de ajo y perejil.
Cuando estén transparentes se fríe el conejo, cuando el higado esté frito se saca de la cazuela.
Una vez el conejo bien tostadito se añade la harina y se tuesta un poco. Se echa el vino, el agua y los demás aderezos. La cantidad de especias depende del gusto de cada uno, si nos gusta más el romero pues más romero, si el jenjibre pues lo mismo. 
Se machaca el hígado con el mortero y se añade a la salsa.
Se tapa y se deja cocer a fuego lento hasta que la carne esté tierna.

Se me ocurre que si le añadimos nuez moscada y canela le tiene que dar un toque bastante agradable, igual lo hago así la próxima vez...

Ahora sólo me queda averiguar en qué puedo echar sésamo y ajonjolí...