domingo, 21 de julio de 2013

Limonada casera con jenjibre para la playa

Tenemos problemas de convivencia con unas verrugas y hemos decidido hacerlas desaparecer... Para eso sólo hace falta pelar dos limones, poner las cáscaras en remojo en vinagre de manzana durante una semana en un lugar seco y oscuro y después aplicar el potingue en las verrugas y desaparecen.

Dicho y hecho pero de repente me invadió cierta desazón al ver los dos limones ahí, solos y tan pelaítos que pensé en hacer algo con ellos y que mejor que una limonada fresquita.

Vamos allá...

Ingredientes                                                        

 
Dos limones
Un litro de agua
Un poco de jenjibre fresco
6 cucharitas de azúcar







En el vaso de la batidora se pone los limones cortados en cuatro, un pequeño trozo de jenjibre, el azúcar y el agua.
Se tritura bastante tiempo para que el limón suelte todo el jugo y quede finito.







Se procede al trasvase del vaso de la batidora a la botella, incluyendo el pasar por el colador, que aunque no se vea está en el embudo.
Un verdadero juego de equilibrista....






Y para terminar y ser curiosa, como diría mi madre, se limpia la botella y se mete en la nevera.
Para que se mantenga fresca en la playa, se coge una botella de plástico, se pone un poco más que un culo de agua y se deja en el congelador hasta que se forme un hielo, yo lo suelo dejar el día antes. Antes de salir para la playa se rellena la botella y tenemos limonada fresquita.