martes, 9 de julio de 2013

Por casualidad, coles al limón

Mari josé se ha puesto a régimen antes de dejar de fumar, cosa que aún dudo pero nunca se pierde la esperanza, por lo cual la ayudo en lo posible para perder el peso que según ella volverá a coger....

En el intento le preparé como una ensalada de coles con cebollas dulces y moradas. Lo cortamos todo a rodajas muy finitas para que la col quede crujiente pero no dura, le echamos zumo de limón, sal y pimienta.
 Pero ahí está la cosa, la col quedó durísima, no había manera de comérsela, y como la cosa no está para tirar comida, al día siguiente puse un par de cucharadas de aceite en una sartén, la col y la cebolla bien escurridas y las dejé que se cocieran muy despacito y bien tapaditas en su jugo.

El resultado es una estupenda guarnición para pescado o carne, igual da una cosa que otra....