miércoles, 8 de enero de 2014

Leche de avena casera sin thermomix

Buscando un poco he encontrado esta receta que se parece más a la de la thermomix que otras, supongo que el resultado será parecido por lo tanto bueno.

Ingredientes:

-media taza de avena arrollada

-un litro de agua

Preparación:
 


Mezclar la avena con el agua y llevar al fuego hasta que hierva, bajar el fuego al mínimo y cocinar 3 minutos. 

Al apagar el fuego mezclar bien y dejar reposar 10 minutos. 
Licuar la preparación y filtrar, exprimiendo bien el filtro. Yo uso una gasa de bebé para filtrar la mezcla.

Esta leche favorece el peristaltismo intestinal y actúa como un gel que suaviza las mucosas intestinales. La avena es sedante y relajante del sistema nervioso. La leche de avena puede utilizarse a nivel externo para trabajar sobre lesiones en piel, dado que es emoliente. Usar en las enfermedades eruptivas de los niños, eczemas, reacciones alérgicas. Se pueden hacer baños de inmersión poniendo la leche en la bañera, completándola con el agua. 
Ayuda a disminuir el colesterol malo, es una fuente excelente de nutrientes esenciales como grasas omega 3 (nueces o almendras), proteínas de alto valor biológico, es un excelente sustituto a la leche de vaca lo que evita las alergias alimentarias y las personas intolerantes a la lactosa la pueden tomar y es la base líquida ideal para preparar licuados, smoothies y acompañar a los cereales durante el desayuno, y por si fuera poco es muy económico hacerla en casa. 
Doy fe, desde que la hago en casa me ahorro un dineral y he empezado a hacerla también para mi suegra, todo un acierto.