miércoles, 22 de enero de 2014

Luchando contra el resfriado: la cebolla

Todavía no he conseguido vencer el resfriado pero me he acordado de la tan socorrida cebolla, nuestro antibiótico natural y anoche gracias a ella conseguí dormir un poco. 
Después de tomar jarabe y pastilla para la tos, no había manera de pegar ojo por la tos y recordé la cebolla. En cuanto oigo a mi hijo toser le abro una cebolla en mesita de noche pero no se me ocurrió hasta la madrugada, es milagrosa, dejé de toser y pude dormir unas horas.




Con esa misma cebolla he preparado el jarabe de cebolla y miel, que va muy bien, de sabor excecrable pero de estupendos resultados, así que os lo dejo por si os viene bien:



  





Ingredientes:
  
Una cebolla
Dos vasos de agua
Zumo de limón
Miel, esta vez empleo miel de brezo, comprada en las vacaciones en San Sebastián, tiene que ser pecado de lo buena que está....







En un cazo, se pone el agua y la cebolla troceada, se deja hervir 15 minutos.

Se deja reposar cinco minutos más.

Se cuela y se añade dos cucharitas de miel más o menos, dependerá del dulzor que le guste a cada uno.

En el momento de tomarlo se le echa el limón.

La posología es de dos a tres veces al día una cuchara grande. La ventaja de este jarabe, aparte de que dé unos buenos resultados,  es que lo puedes alternar con el jarabe que te recete el médico cuando te encuentras mal y no puedes tomar medicación aún.
Desventajas: sabe a rayos y no dura más de dos días en la nevera.

Os dejo información sobre las propiedades de la cebolla:

http://www.alimentacion-sana.org/informaciones/novedades/cebolla.htm